domingo, 26 de mayo de 2013

Inspiración

La inspiración llega repentinamente. Por lo menos, eso me pasa a mí. Tanto da que esté haciendo un examen de Matemáticas, que preparándome el desayuno, que poniéndome el pijama. Nunca sabes cuándo va a llegar.
Y en esos momentos, ese chasquido de ideas que resuena en tu cabeza no lo cambiarías por nada, Porque te permite acercarte a otros mundos, rozar tus pensamientos con las palabras y acariciar los sueños con las yemas de los dedos.

Pero, ¿viene la inspiración cuando más la deseas? No, porque es un pensamiento caprichoso y egoísta que quiere que gastes todo tu tiempo y tus energías buscándola por todas partes.


Por eso, nunca la fuerces. Pero tampoco la ignores. Nunca dejes que nadie te convenza de lo que debes escribir. Porque lo que hagas debe gustarte, por encima de todo, a ti mismo.

No hay comentarios: