miércoles, 13 de noviembre de 2013

¡Por fin una entrada! (La del mes, ¿lo pillas?)

¡Hola a todos! Hoy vuelvo por fin. No publicaba desde hace más de un mes, pero hoy me he sentido inspirada y, ya que tengo exactamente ocho minutos (ni uno más ni uno menos), me he puesto a hacer una entrada en vez de buscar unas palabras en el Wordreference (por cierto, una página maravillosa que me ha solucionado los deberes de Tecnología -bilingüe- más de una vez). Así que, mientras un pelo enganchado en las teclas del ordenador se me enreda en los dedos (insensibles con este viento que empieza a ser ya frío de verdad), cliqueo esto que tú estás leyendo ahora, lector.
En fin, Serafín, que hoy tenía ganas de colgar alguna chorrada, y no se me ha ocurrido otra forma de hacerlo que poneros un pequeño texto que hacía tiempo que buscaba compartir:

La vida pasa, cada minuto. Cada uno tiene una finalidad en ella, ¿o no? ¿Acaso hay alguien que no deje su granito de arena, que pase por este mundo (si no hay otros) sin aportar nada? Por eso, me gustaría descubrir algo que ayude a mucha gente: una vacuna, algo que sirva para mejorar nuestras vidas, fundar una asociación para defender los derechos de un grupo social.
Porque no quiero pasar sin dejar un rastro, un hilillo de verdad, saber y ayuda que haga que los demás no resbalen y caigan por el precipicio y que encuentren su camino con las dificultades justas y necesarias.
Y ahí va una frase que me encanta:

"Si las cosas van bien, disfrútalas; 
no van a durar para siempre.
Y si van mal, no te preocupes;
no van a durar para siempre tampoco".

No hay comentarios: