jueves, 13 de marzo de 2014

En una parada de autobús

Ya sé que después de ¿cuánto?, ¿tres meses y medio? ¿ya? nadie estará atento a nuevas entradas, pero hoy me apetecía mucho poner una y... No sé, espero que os guste.

UntitledUna chica delgada y pálida esperaba en la parada del autobús. Vestía una camisa verde de cuadros cuyas mangas remangadas dejaban al descubierto sus blancos brazos ante la cálida brisa de marzo. Llevaba unos vaqueros de color azul desteñido y zapatillas de cordones. Su liso cabello pelirrojo estaba recogido en una larga cola de caballo. Una pequeña mochila roja descansaba sobre su regazo.

De pronto, la chica metió una mano en la mochila, buscando algo. Un hombre mayor sentado a su lado la observaba disimuladamente. "Ya está", pensó con cierta tristeza. Estaba seguro de que la joven cogería de su bolsa un teléfono móvil de última generación, con pantalla plana de varias pulgadas, cámara de alta calidad y muchos pitidos que saldrían a continuación del dispositivo.
Cuál fue su sorpresa al ver que la chica pelirroja sacaba de su mochila un libro.

4 comentarios:

Moon... dijo...

¿¡Cómo que nadie?! ¿Y Moon? :P
Me ha gustado mucho. Sí, parece que ahora todo el mundo lleva el móvil incluido, que es una parte de nosotros. Y bueno, yo suelo llevar mi móvil siempre (ajam...) pero seguiré siendo de las que también llevan un libro. ;) (En Mi Mochila de Cuero (OBVIO).)
Besulis,
Mooon.

Carmen dijo...

Gracias, Moon, tú siempre estás ahí... Que sepas que yo también miro (cuando puedo y tengo tiempo) tu blog.

Silvia Soñadora dijo...

Wowww... Me ha encantado y además coincido con Moon aunque yo siempre llevo el móvil, los libros son una parte de mi vida que no cambiaría por nada. La verdad es que este año yo también tengo un poco abandonado el blog, aunque no dejo de escribir y sinceramente si te gusta escribir no lo dejes porque tus textos son geniales.
Un besazo,
Soñadora :33

Carmen dijo...

Gracias por los ánimos, como siempre... Tengo que ver si en verano retomo un poco la actividad bloggera...